Hombre y perro frente a ordenador en llamas

La importancia de la gestión de incidentes: 5 beneficios no monetarios

Cada segundo que tu aplicación está caída o el servicio se degrada, estás perdiendo dinero a borbotones. Pero eso tú ya lo sabes.

¿Y si te dijera que un plan de gestión de incidentes sólido como una roca ofrece más que solo aliviar el aspecto monetario?

Déjame que te cuente, desde mi experiencia, las ventajas menos conocidas de clavar tu respuesta a incidentes.

Reducir los tiempos de resolución

Más allá del fallo en sí, un incidente es la tormenta de fuego que lo rodea. No se trata solo de solucionar el problema, sino de gestionar toda la situación. Con protocolos cristalinos, tu equipo puede reaccionar rápida y eficientemente, minimizando el tiempo de inactividad y abordando los problemas de forma sistemática.

Unos tiempos de resolución más cortos significan menos tiempo de inactividad, lo que se traduce en menos pérdidas de reputación. Además, una resolución rápida y eficiente demuestra profesionalidad y confiabilidad a tus clientes.

Aliviar la carga cognitiva y el estrés

La carga mental y la presión durante un incidente pueden ser inmensas. Quieres que tu equipo se enfoque como un láser en lo que importa: identificar y resolver el problema. Los procedimientos establecidos dan a los desarrolladores una hoja de ruta a seguir y delimitan responsabilidades, reduciendo drásticamente el estrés.

Reducir el estrés y la carga cognitiva permite a tu equipo pensar con claridad y tomar mejores decisiones bajo presión. Esto conduce a una resolución más rápida y menos errores, mejorando la eficiencia general de la gestión de incidentes.

Engrasar las ruedas de la comunicación

La gestión de incidentes debe estar entretejida en la cultura empresarial. Cuando las cosas se descontrolan, es un torbellino de actividad. Manejar información pertinente para varios grupos (equipos de solución de problemas, liderazgo, atención al cliente, marketing) es crucial.

Los protocolos incluyen flujos de trabajo de comunicación que garantizan que las actualizaciones oportunas y precisas lleguen a todas las partes, evitando malentendidos.

Una comunicación clara y oportuna durante un incidente garantiza que todos estén alineados y tengan el mismo contexto, reduciendo la confusión y los errores. También ayuda a mantener a los clientes informados, demostrando transparencia y construyendo confianza.

Eliminar la repetición y favorecer el aprendizaje

Un incidente no termina con un fix en producción. Debe concluir con un postmortem exhaustivo: reagruparse, analizar, evaluar la respuesta y extraer lecciones. Este aprendizaje continuo ayuda a prevenir tropiezos similares en el futuro, cultivando una cultura de mejora constante.

Aprender de los incidentes pasados y aplicar ese conocimiento para prevenir reincidencias reduce la frecuencia y el impacto de futuros incidentes. Fomenta una cultura de crecimiento y mejora continua, haciendo que tu equipo sea más resistente y eficaz con el tiempo.

Cumplir con regulaciones

Una gestión de incidentes bien engrasada te ayuda a adherirte a las regulaciones y estándares de la industria, además de satisfacer los requisitos de inversores, socios y clientes.

El cumplimiento normativo no solo evita multas y problemas legales, sino que también demuestra a las partes interesadas que te tomas en serio la confiabilidad y la seguridad. Esto construye confianza y credibilidad, fortaleciendo tus relaciones comerciales.

—-

Si te atreves, dime, ¿estás cosechando alguna de estas recompensas?

  • Reducir los tiempos de resolución
  • Aliviar la carga cognitiva y el estrés
  • Engrasar las ruedas de la comunicación
  • Eliminar la repetición y favorecer el aprendizaje
  • Cumplir con regulaciones



Este artículo se publicó antes en mi newsletter «Liderazgo Táctico».


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *