La Guía de Scrum tiene hasta diez apariciones entre “collaborate, collaboration, collaborative …”. No es casual ni redundante. Es de suma importancia.

Las reglas del juego que Scrum explica, la definición de roles y responsabilidades,  no son para tener un argumento con el cual acusarse unos a otros, cuando las cosas van mal, en función de lo que dice que cada uno tiene que hacer. Si un equipo Scrum llega a absorver lo que realmente es ser un equipo ágil y de alto rendimiento, todo termina siendo un esfuerzo colaborativo.

No es “esto es asunto nuesto, no te metas” ni “esto es decisión mía y no vuestra” porque lo pone en la Guía de Scrum. Eso es sólo un primer paso rígido.

La toma de responsabilidad y la división de ámbitos de trabajo con una cuestión de eso: responsabiliad y foco. Cuando ambas se tienen tan claras que no se cuestionan porque son ya lo natural, se comprende que esto permite que cada uno haga su parte el esfuerzo, las piezas encajen y el trabajo fluya como lo que debe ser: colaborativo.

Cada uno entiende y hace lo suyo al máximo para que entre todos se pueda hacer lo de todos.

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.