El Scrum Master ejerce un liderazgo de servidumbre para el equipo de Scrum, pero ¿cuantas veces pedimos opinión sobre si esos equipos de Scrum sienten que están recibiendo lo que necesitan?

Deberíamos ser el mayor ejemplo de la inspección y adaptación. ¿Lo hacemos?

Está bien, aunque exige un ejercicio de humildad y preparar el ego para recibir algún tortazo, someterse de vez en cuando al escrutinio de los equipo para tratar de recibir un feedback constructivo.

Esto es lo que dice la RAE que es un escrutnio:

Escrutinio

  1. Examen y averiguación exacta y diligente que se hace de algo para formar juicio de ello.
  2. Reconocimiento y cómputo de los votos en las elecciones o en otro acto análogo.

La primera definición es la que nos aplica a nosotros.

Podremos discutir después si lo que el equipo pide es o no competencia del Scrum Master, pero eso después. Lo primero sería si sólo estamos actunado guiados por nuestra visión o si estamos siendo capaces de recoger adecuadamente las necesidades del equipo.

¿Cómo podemos hacerlo?

Hay diferentes maneras en las que podríamos hacerlo.

Se pueden tener entrevistas individuales con los miembros del equipo. Aunque no las usaría sólo para esto, pueden ser un buen momento de apertura y confianza para comentar algo que quizá la persona no se atreva o no quiera exponer en público.

También podemos plantear el tema en una retrospectiva. Puede ser una buena idea hacer alguna dinámica para ver qué esperan ellos de su Scrum Master y qué es lo que están recibiendo y ver en qué medida ambas cosas se cruzan o no. Yo lo hice la semana pasada con uno de los equipos y saqué unas cuantas ideas muy buenas para mejorar mi trabajo con ellos.

Recibir feedback puede ser duro

Que algún equipo o miembro de un equipo te exponga carencias acerca de cómo les estás ayudando puede ser duro y puede hacer tambalear un poco tus planteamientos. Para esto también hay que prepararse.

Algo que puede ayudar es utilizar herramientas como la Comunicación no violenta (CNV) para ser capaces de pedir esa información de manera que dejemos claro cual es el tipo de información que esperamos recibir y en qué forma. La CNV también nos puede ayudar a ser capaces de recibir esa información desde una posición de observación y no como un ataque personal o una crítica que nos pueda herir.

Recibir, analizar y planear

Todo esto es una cuestión de inspección y adaptación. El Scrum Master tiene que ser fuerte pero no duro. Necesitamos estar listos para no hundirnos ante la negativa o la frustración pero suficientemente vulnerables como para poder ver nuestros posibles errores, puntos de mejora, y aceptar qué podemos cambiar.

A partir de ahí, yo haría un proceso de comparación. Tratar de contrastar si es una única opinión aislada o si realmente es algo que más personas están percibiendo. En función de eso, tendremos que gestionarlo de una u otra manera.

Después, tocará elaborar un plan para cambiar los comportamientos necesarios y empezar a probar. Exactamente igual que le pedimos a los equipos y la compañía que hagan. Aquí puede que debamos, según las necesidades, recibir formación, cambiar alguna dinámica propia, buscar información en libros, artíuclos o podcast o quizá pedir consejo a otros compañeros de profesión para ver qué experiencias similares han tenido y cómo las han trabajado.

Estaría bien también, después de un tiempo establecido, volver a examinar la situación para comprobar cómo han funcionado los cambios y comprobar si hemos conseguido revertir lo que no estuviese funcinando como se esperaba.

 

 

Anuncios