Cuando hace unas semanas me decidí a seguir mi reto de escribir 365 días seguidos en el blog centrándome en agilidad, gestión del cambio, equipos y cosas así, reconozco que no lo tenía claro del todo.

El ejercicio de escribir cada día y la decisión consciente de intentarlo me están ayudando a aprender y compartir mucho. Además, en estos días, he ido asentando un poco más la idea de hacia dónde quiero que vaya el blog y por qué.

¿Por qué esta temática?

Esta podría ser casi la pregunta fácil si la respuesta fuese sólo “porque es de lo que trabajo y por tanto mi especialidad”. La cuestión es que esa no es la única razón.

Quiero seguir con esa temática porque me está resultando muy enriquecedor. No es porque sea mi trabajo, lo cual es imporante, sino porque para mí es una pasión.

La diferencia es que no pretendo encontrar oportunidades profesionales. Lo que quiero para mí es aprender a base de reflexionar por escrito. Me gustaría que esto me sirva para asentar ideas, para que otros se acerquen a darme su opinión sobre mis puntos de vista, poder usarlo de referencia cuando quiero explicar algo que ya he plasmado … Sobre todo, en lo que a mí respecta, que me haga pensar y no caer en el error de seguir libros o manuales al pie de la letra sin espíritu crítico.

Descubrir día a día un nivel mayor de profundidad en mi profesión o un punto a mejorar.

Y además otra cosa que no voy a negar. Sin querer posicionarme más allá de ser un aprendiz continuo, leo en internet un montón de cosas sobre agilidad que me parece que no están ni mucho menos escritas desde la experiencia ni la profesionalidad y me gustaría tratar de hacer un contrapeso en ese sentido. Quiero ayudar a romper falsos mitos y a contrarestar la desinformación.

Esto me apasiona y que se entienda lo que hacemos, la verdad, creo que es importante y bueno para todos. No dejan de ser mis opiniones y quien me lea tiene derecho a decirme que no está de acuerdo, pero no escribiré desde el desconocimiento ni sobre cosas que no practico.

Veo blogs como el de Jero o el de Vanesa y ahí se aprecia un poso de conocimiento de la materia y sobre todo una experiencia que, en mi opinión, no abundan mucho en la blogosfera ágil en castellano.

Cómo quiero hacerlo y cómo no

Me gustaría no limitarme a sentar cátedra pero por mi manera de expresarme creo que a veces va a sonar así lo que diga. Trataré de irlo puliendo si recibo muchos comentarios en esa línea o si yo mismo lo voy observando.

Algo que tampoco quiero hacer, al menos no siempre, es escibir post que sean un manual completo sobre un sistema, framework o metodología. Creo que hay un montón de libros buenísimos sobre todo esto escritos por gente con mucha más experiencia que yo. No sé si tantos en español pero no creo que esa sea la cuestión ahora. Este no es mi foco.

Lo que si quiero es, básicamente, explicar mi punto de vista. Trato de que esto se más bien un punto de reflexión. Quiero dejar claro cómo yo veo la agilidad, lo que aplico, qué me funciona y qué no. Trucos, enlaces a materiales interesantes, comentarios sobre algún libro que me ha gustado. Me gustaria reflejar mi propio camino de aprendizaje, mi descubrimiento, la idea amplia que tengo sobre lo que es agilidad y qué cosas se pueden incluir, mi visión del panorama en el que nos movemos.

Quien se acerque a mi blog, me gustaría que no encuentre un texto sobre lo que tiene que hacer sino más bien algún texto que le dé algo sobre lo que pensar. Tanto si está de acuerdo conmigo como si no. No pretendo que nadie haga lo que yo digo, lo que pretendo es que se piense sobre ello. Me interesa dar más preguntas que respuestas.

 

 

Anuncios