Hoy charlaba con una compañera sobre esto del ritmo de publicación diaria y cómo en la última semana me han salido varios artículos sobre temas de agilidad y surgió este diálogo que voy a intentar reproducir lo más fielmente posible.

– Lo que molaría es que empezases a escribir más sobre agilidad.
– Molaría, pero yo dudo que tenga trescientas sesenta y cinco cosas interesantes que decir sobre agilidad durante trescientos sesenta y cinco días seguidos. Ni tengo tanta experiencia ni soy tan buen escritor ni he hecho esto en otras empresas.
– ¿Y por qué no escribes menos días?
– Porque el reto creativo y de disciplina es hacerlo cada día durante un año.
– Es que si escribes menos podrías darle más profundidad porque podrías dedicarle más tiempo.
– Pues sí, pero eso sería otro reto.

La verdad es que llevo sólo dos semanas con esto de escribir todos los días, es pronto para juzgar el esfuerzo, pero no está mal hacer algunas reflexiones.

¿Es cuestión de experiencia?

Tal como decía, yo no he trabajado antes como Scrum Master ni Agile Coach ni nada por el estilo antes en otras empresas, por lo que obviamente no pretendo ser una autoridad en la materia a día de hoy; sería una locura.

Ahora bien … ¿esto elimina la posibilidad de tener al día una mínima reflexión interesante sobre algo que tenga que ver con temas como Scrum, gestión de proyectos, equipos de trabajo, gestión del cambio (profesional / personal y empresarial) y cosas por el estilo? Ahí ya me surge la duda. Igual estaría bien intentarlo.

Lo que es cierto es que cada Scrum Master acumula cientos de pequeños aprendizajes, ejemplos o reflexiones sobre la aplicación de teorías y principios a su día a día que quizá podrían ayudar u orientar a otros.

Extendiendo el ámbito de la temática

Lo que sí podría ser interesante, aunque en ocasiones pueda ser forzado o me cueste hacer el ejercicio, es tratar de escribir no sólo del ámbito laboral sino relacionarlo también con aprendizajes del día a día que puedan ser analogías o metáforas de lo que trabajamos en agilidad. Eso sería chulo.

¿Qué tal un post, por ejemplo, del tipo “Las siete cosas de gestión de productos que puedes aprender viendo Star Wars” o “Cómo usar un panel Kanban para planificar un viaje familiar”?

No es exactamente tocar sólo el ámbito laboral, pero como siempre me he resistido a que esto sea un blog puramente profesional, podría ser un enfoque interesante.

Cierto que agilidad es un término quizá demasiado amplio, pero estoy seguro de que muchos Scrum Masters o Agile Coaches estarían de acuerdo en que esto podría englobar muchas habilidades o situaciones que rodean nuestro día a día y que impactan directa o indirectamente en el desarrollo de producto.

Calidad vs Cantidad

Está clarísimo que escribiendo una entrada por día y con el tiempo del que dispongo, los artículos no van a ser una referencia nacional. Pero considero que pararse a pensar un rato al día y ponerlo por escrito es un buen ejercicio para asentar ideas y conocimientos, validad aprendizajes y pasar página.

No pasa nada, creo que el peor artículo es el que no se escribe. Ese sí que es seguro que no va a inspirar ni ayudar a nadie. Además cada entrada no tiene que ser un libro ni sentar cátedra. Muchas ideas se pueden ir extendiendo.

Una audiencia segmentada

Otro compañero, comentando el número de lectores de estos artículos me djo:

– Con lo terriblemente segmentado que debe estar tu blog, que sólo lo leerán “techies” seguro que hay por ahí en medio bloqueos de cookies y cosas así y puede que sean más.

Lo de las cookies y las visitas probablemente sea así, pero para mi fue importante también la reflexión del blog segmentado. Yo tengo la romántica idea de escribir sobre cualquier cosa y que le interese a cualquier persona pero lo cierto es que si no hay una temática más o menos relacionada y más o menos consistente es poco probable que nadie llegue si quiera a toparse con ese contenido.

El retro de contar sin molestar

Por último el reto para mí mas importante es poder contar suficientes situaciones o aprendizajes sobre mi día a día como Scrum Master sin que a otras personas en mi trabajo les incomode.

Me preocupa que aún sin dar nombres de personas ni equipos directamente, alguien se pueda molestar porque el ejemplo que explique de un error o una situación vivida, pueda ser evidente que habla de él, ella o su equipo. Trataré de hacerlo con respeto y cuidado siempre, pero no partir de incio ya del punto de la auto-censura.

Entiendo que la situación es diferente para quien hace consultoría porque puede hablar de lo que vio o le pasó “en un cliente” pero en mi caso … yo sólo hago de Scrum Master en una empresa.

Conclusión

En fin … no sé si lo haré o siquiera si ocurrirá de forma natural. Quizá me guarde algún tema de crecimiento personal o coaching en la manga para unirlo a todo esto. Esto es sólo una idea que lanzo al aire porque me ha venido a la cabeza, pero me encantaría recibir propuestas, ideas o críticas sobre todo esto en los comentarios.

¿Qué opinas tú? ¿Te gusta la idea? ¿Te interesan más otras temáticas que venía tratando?

Foto: Galymzhan Abdugalimov on Unsplash

Anuncios

One thought on “¿Escribir 365 días sobre agilidad y cambio?

Comments are closed.