Estoy escribiendo esto en domingo y he decidido dedicar un rato a hacer una retrospectiva sencilla de lo que ha sido la primera semana de este reto que me he planteado de escribir cada día.

La idea de la retrospectiva, aunque no coincida la dinámica, la tomo de Scrum. Se trata de repasar el proceso al final de cada ciclo para analizar qué se ha hecho bien, qué no tan bien y cómo se puede, para la próxima iteración,  mejorar los procesos, las interacciones y demás.

Yo lo haré cada semana, pero no daré la brasa cada semana publicando mis conclusiones. Quizá de vez en cuando.

Lo positivo de pisar en vacío

Este fue el artículo con el que arrancó la semana. También el más leído. No sólo durante toda la semana sino que despuntó desde el primer día.

Tengo bastante claro que se debe en gran parte a que la propia Nuria lo compartió en Linkedin, lo que sin duda aumentó la audiencia. Muchas gracias, Nuria.

De este artículo no cambiaría mucho. Los cambios serían sobre todo en la redacción y la estructura, porque creo que el mensaje es claro pero sobre todo en la primera parte doy vueltas para llegar a la idea. En general es algo que me pasa escribiendo, tengo que pulir para ser más directo en la idea.

¿Qué opinas tú?

¿Cuanta vida llevas gastada?

Este, artículo me ha dado un par de satisfacciones que van mucho más allá del número de visitas, que no es para lo que escribo. Varias personas a las que tengo mucho aprecio me han dicho que les hizo pensar. Para mí que entender, ayudar e inspirar a las personas son algunos de mis objetivos, esto es algo maravilloso.

Este artículo me gusta, es mucho más directo. Va en una línea de contenido parecido al anterior pero creo que mucho más al grano. En longitud y estructura seguramente es más parecido a lo que podré ir escribiendo, sabiendo el tiempo del que normalmente dispongo.

Me gusta además que es bastante personal. No íntimo pero si personal. Con leer mi lista y a poco que se me conozca se pueden entender un montón de cosas.

Atención y cambio de marchas

Con esta entrada del miércoles no estoy tan contento. No me disgusta tampoco, pero a veces es normal que haya artículos más flojos.  Para mí es interesante porque es un ejercicio de atención, pero tengo claro que no es un artículo de los que llaman la atención.

Considero que con más detalle y reflexionando más sobre las implicaciones entre lo que hacemos en piloto automático y lo que no habría quedado mejor, pero también tengo claro que con el poco tiempo que lo escribí y estando de vuelta de viaje a Palma, le saqué todo lo que pude.

En el futuro si hay entradas parecidas creo que daré menos espacio a lo concreto y más a aquello hacia lo que me lleva la reflexión.

Aburrimiento, consciencia y redes sociales: un experimento de atención plena

Con este tengo sentimientos encontrados. Por un lado me gusta mucho porque me encanta hacer este tipo de experimentos personales pero por otro me quedo con el sabor de no haber sabido explicar bien las razones por las que lo hago. Sobre todo cuando hablé de Sati. Veo que debería haber explicado mejor a qué me refiero que quiero observar y cómo para conocerme mejor. Aún me corto hablando de meditación e ideas que tengan que ver con el budismo. Son muchos años, pero me cuesta explicar estos temas de forma que se vea que los entiendo desprovistos de religiosidad.

En cualquier para mí el resultado es positivo. Me gusta este artículo como comienzo de todo un experimento de atención y relación con las redes que está empezando y que me está resultando muy interesante.

Sobre volver a contar lo mismo

La entrada del viernes. Tengo poco que decir, ni malo ni bueno. Es una de esas reflexiones que me vienen una y otra vez a la cabeza y de las que, aunque tengo una conclusión clara, me cuesta interiorizar y dejar pasar.

Tengo claro que no es atractiva para el lector y el número de visitas lo deja claro, pero estas entradas son casi como hablarme a mí mismo en voz alta.

Cinco películas ochenteras que les gustarán a tus hijos

Para haber salido el sábado por la mañana, esta entrada ha sido bastante visitada y yo me lo pasé muy bien escribiéndola.

Antes de nada quiero mencionar que hoy en día los comentarios no suelen abundar dentro de los blogs porque la conversación se suele quedar en los enlaces en redes. Sin embargo este post ha traído el primer comentario en mucho tiempo, el de mi amigo Miguel Useche (Skatox), un bloguero con una constancia admirable. Muchas gracias por comentar, Miguel.

No profundicé en ninguna de las películas pero me gustan mucho este tipo de artículos. Posiblemente, para los fines de semana, vuelva a retomar la costumbre de escribir sobre música o cine porque me encanta. Yo creo que no hay que ser un experto en algo para poder compartirlo con pasión y además “se hace camino al andar”.

En cualquier caso es una idea. El camino va a ser largo y no me quiero poner ya filtros ni restricciones temáticas, aunque confieso que algunas ideas de series de temas me rondan ya la cabeza.

¿Dónde encontrar tatuadores en redes sociales?

Ha sido un artículo corto y aún está por ver si se lee más en estos días pero me ha traído ya un par de alegrías.

Con el propio Jaume, que tuvo la amabilidad de contestarme a un par de preguntas para el artículo, ya han surgido un par de ideas de por donde llevar algunos artículo más sobre el tema del tatuaje. Esta es otra de las cosas con la que me pasa como con los artículos sobre música. No soy un experto pero me encanta el tema y quiero disfrutarlo y aprender más, así que irán cayendo varias de las ideas a las que ya estoy dando vueltas.

Aun así, ¿qué cambiaría de este artículo? Creo que tiene poca profundidad. Debería haber esperado a escribirlo e incluir varias opiniones y quizá ejemplos de cuentas a la que seguir y cosas así, pero eso esto me hace pensar en que quizá trato de incluir demasiado en cada entrada y esto son temas para ir desgranando poco a poco.

Mejora y balance semanal

Aquí va mi propusta de mejora para la siguiente semana.

Aceptar que en general tengo muy poco tiempo para escribir cada entrada por mi trabajo y vida familiar. Para esto, los días que vaya viendo que es posible, voy a establecer la rutina de una hora concreta de escritura. Aún no sé cual, tengo que hacer pruebas.

Sólo una, sí. ¿Por qué? Por varias razones. Cuando trabajo con equipos también les insisto normalmente en cambiar cosas pequeñas y pocas cada vez. Porque intentar cambiar mucho de golpe tiene muchas desventajas: es difícil de medir, roba mucho tiempo del que tienes para producir,  los hábitos se construyen y se deshacen dando pequeños pasos para que se puedan fijar …

Aún así, hay cosas que estoy rumiando. Quiero encontrar la manera, por ejemplo, de hablar de agilidad, de Scrum, de procesos con equipos, de conclusiones que saco en mi trabajo y todos estos temas pero sin que nadie se sienta aludido, atacado o juzgado y sin estar contando más de la cuenta. Me apasiona mi trabajo y me alucinaría poder compartir más de lo que hago y cómo lo hago, pero no tengo muy clara la forma o el enfoque. Se admiten sugerencias.

El balance de la semana, para mí, es fantástico. Disfruto mucho escribiendo y con todo lo que rodea a mi blog. Estoy muy ilusionado con retomar esta faceta y por ver lo que puede venir alrededor.

Pero también estaría bien recibir información del exterior. ¿Qué te ha parecido a ti la semana bloguera?¿Me lo cuentas en los comentarios?

Gracias a todos los que os habéis acercado a alguno de los artículos.

Anuncios