Quien se crea que los niños de hoy sólo disfrutan las películas con una animación de realismo alucinante, las que están llenas de efectos de última generación o que no aguantarán sin un ritmo trepidante, subestima el poder de una buena historia como las grandes aventuras del cine de los ochenta.

Yo tengo dos hijos, de siete y cuatro años, así que sé bien que los niños se ven capturados por las grandes películas que nos hicieron soñar a nosotros exactamente con la misma intensidad.

Aquí va una lista con cinco películas (muchas se quedan en el tintero para otro artículo) que puedes volver a ver con tus hijos, rescatar para un fin de semana si te quedas sólo o simplemente descubrirlas si eres joven para haberlas visto.

Willow (1988)

Fantasía de corte medieval y aventuras con ese toque épico, con un poco de humor y mucha imaginación tan típico de la década.

Una película producida por George Lucas, dirigida por Ron Howard (un dúo nada despreciable) y con Warwik Davis y Val Kilmer en los principales papeles protagonistas.

Willow puede recordar en muchas cosas al universo de El hobbit y El señor de los Anillos, y es que se cuenta que por lo visto Lucas la escribió al no poder conseguir los derechos para rodar El hobbit.

Pero mejor que contar la historia, dejo el trailer para que te puedas hacer una idea.

Cristal Oscuro (1982)

Una película salida de la genialidad de Jim Henson y Frank Oz, claves en producciones como Star Wars, Dentro del laberinto, toda la creación de los Muppets o muchas otras más.

Esta historia es también de fantasía, en un mundo creado íntegramente con marionetas con la destreza que caracterizaba a ambos. Dos razas de seres milenarios divididas que se apagan y un pequeño ser destinado por una profecía a salvar su mundo. El universo de Cristal Oscuro es una delicia plagada de magia, seres alucinantes y unos efectos alucinantes que son una obra maestra de la artesanía del cine y el manejo de marionetas.

Si te gusta, te puede servir para ir abriendo boca, porque parece que Netflix está preparando una serie basada en el universo de Cristal Oscuro.

Los Goonies (1985)

Una de las joyas del cine de aventuras de los ochenta. No conozco a nadie que fuese niño en esa época a quien no le alucine la historia de estos niños buscando el tesoro de los piratas en medio de más peripecias de las que jamas podrían haber imaginado.

Si eres joven y te ha gustado Stranger Things, creeme, es una evidente sucesora que bebe de las fuentes de esta maravilla con más de treinta años.

Veras caras infantiles que te resultarán familiares de mayores, como a Sam de El señor de los anillos (Sean Astin).

Dentro del laberinto (1986)

David Bowie como Jareth, el rey de los goblins, Jennifer Connelly en el papel protagonista y más marionetas de Jim Henson (director de la película) por todas partes acompañando a los actores. Esto, y que Bowie también cante en la película, deberían ser razones más que suficientes para que te animes a rescatar esta obra.

Sarah tiene trece horas para recorrer el laberinto y rescatar a su hermano pequeño de las manos de Jareth o se lo quedará para siempre. Por el camino va a conocer a Hoggle, Ludo y otros personajes fantásticos. A través de acertijos y la ayuda de sus amigos y el amor por su hermano, tratará de vencer a Jareth.

Si te interesa la manera en que se hacían estas películas, el making of es bastante extenso y detallado.

La historia interminable (1984)

Esta película, basada en una novela del escritor alemán Michael Ende, es una maravilla. Llena de criaturas fantásticas, con bastante fondo y una historia que, la verdad, engancha, es perfecta para ver en familia, recordar momento entrañables y quizá echar una pequeña lagrimita. Si perteneces a mi generación ya sabes a qué me refiero.

¿Quién no ha soñado con tener un Auryn, galopar junto a Atreyu, poder preguntar a la sabia Vieja Morla o volar a lomos de Fújur? Vuelve a verla, a luchar contra la nada, a impedir que la imaginación muera por hacerte mayor. Es una buena ocasión para recordar que de los sueños y la imaginación se puede aprender mucho.

Anuncios

2 thoughts on “Cinco películas ochenteras que les gustarán a tus hijos

    1. Hola Miguel.
      La verdad es que lo de las traducciones de películas es todo un mundo. A mí siempre me llama también la atención ver cómo se han traducido en otros países.
      En España, especialmente en los años 80 hubo mucha locura con esto. Pretendían que todo sonase a más de lo que era.
      Por poner dos ejemplos locos, “Police Academy” se tradujo como “Loca academia de policía” o “Airplane!” como “Aterriza como puedas”.

Comments are closed.