Conquistar espacio, respeto e independencia para un equipo Scrum dentro de la organización es un proceso progresivo. Debe ocurrir siempre paso por paso y en los momentos adecuados.

No se puede imponer ni hacia adentro ni hacia afuera. Nunca hay que forzar.

Si se le quiere imponer a la empresa posíblemente ese equipo no haya ganado aún el crédito suficiente o el entorno de Stakeholders o managers aún, por la razón que sea, no esté listo para aceptarlo. Generaría miedo y probablemente una observación milimétrica de cada paso del equipo con inseguridad.

Si se quiere forzar al equipo a ganar terreno posíblemente los integrantes aún no tengan las herramientas para desenvolverse con una mecánica diferente en un entorno que antes no les daba esa confianza. Les faltaría la seguridad necesaria para reaccionar si algo no va bien y puedes acabar con el escenario contrario al esperado.

El camino más adecuado, se compone de un trabajo por varias vías.

Trabajar en conseguir un equipo bueno y fuerte que pueda sentirse seguro de sí mismo. Si confían de verdad en lo que hacen porque han generado esa confianza desde el trabajo y la confirmación de los resultados, estarán listos para hacer valer su trabajo y querer que se les de esa autonomía organizativa.

Mucha implicación y conversación con Stakeholders y managers para que no sientan que no saben lo que ocurre, generen confianza con y en el equipo y además vean resultados reales y procesos razonados con el criterio del equipo.

Para el Scrum Master, segar el camino alrededor del equipo para que puedan avanzar por sí mismo. No ganar terreno a empujones sino facilitar y favorecer ese clima que permita lo anterior, tanto dentro como fuera del equipo.

Por un lado proteger al equipo para que pueda desarrollarse sin intervención externa y a la vez tener muchas conversaciones con todo el entorno externo al equipo para que se entiendan los pasos, los avances y se consigan dar los primeros pasos para dar voz y respeto al equipo Scrum.

El trabajo del Scrum Master no es ganar el espacio del equipo, sino proveer a la empresa y al equipo de un ambiente en el que ellos mismo puedan avanzar sólos cuando las piezas encajen y sea el momento. La auntonomía se gana, no se impone.

 

Anuncios