Los equipos de desarrollo, que en Scrum ya sabemos que no son sólo programadores, son más equipo y trabajan mejor si se sientan cerca.

No es muy buena idea tener una hilera de mesas con programadores de front y otra de back, por ejemplo. Otra con diseñadores … y así con todo.

Cierto que sus áreas de conocimiento son las mismas y pueden aprender unos de otro. Pero ¿sabes lo que se favorece tambíen entonces? La endogamia en lo profesional y poco intercambio de opiniones dispares.

Si varios profesionales están trabajando en desarrollar un mismo producto, lo ideal es que se sienten juntos. La comunicación en el día a día se va a ver enriquecida. Con el tiempo se acabará generando un mayor sentimiento de equipo y las dinámicas de grupo se volverán más cercanas.

Los programadores y diseñadores, por ejemplo, obtienen un flujo de trabajo mejor si les basta girarse o un comentario en voz alta para responderse una duda entre ellos  y así desbloquear algo. Está claro que igualmente podrían levantarse e ir hasta otra sala u otra zona de la oficina pero realmente así se favorece menos la comunicación. Lo cierto es que te comunicas más con quien tienes cerca.

Lo apropiado no es que la gente se siente de acuerdo a su departamento, eso es jerarquía de la empresa y estructura de área de experiencia. Lo realmente efectivo es agrupar a la gente con el que es su equipo de trabajo, con quien más está colaborando (o debe colaborar) para sacar un producto adelante. Idealmente, para mí, si puede ser, también el Scrum Master y el Product Owner (aunque puede ser más complicado si son compartidos por más de un equipo).

Además ayudas al intercambio de puntos de vista con focos distintos, reduces dicotomías del “nosotros y vosotros”, favoreces el feedback contínuo (evitando mucho trabajo en cascada) y ahorras tiempo en reuniones de asuntos que se resuelven en el momento.

Anuncios