Silberius de Ura: La música que llegó de dentro

Música

Hace unos meses, por razones relacionadas con mi magia que no viene al caso ahora y en los inicios de mi obsesión por la Edad Moderna, me encontré para el bien de mi alma con la música de Silberius de Ura. Un músico raro. Creo que a él no le importará que lo diga así porque supongo que se sabe una rara avis.

Silberius es un tipo de músicas profundas y complejas. Complejas por enfoque, por armonías vocales y por esa mezcla de tradición arraigada y tecnología. Profundas por sentimiento, por acudir a las entrañas del oyente para sacar desde allí un sentimiento que tiene casi más que ver con el instinto y la conciencia que con una simple, si así se puede decir, experiencia auditiva.

Y sin embargo para nada inaccesible. La de Silberius no es una música sólo apta para los más cultos porque no es desde luego mi caso. Siento que con su proyecto Neonymus ha conseguido llamar a una parte de cada uno que va más allá de entender sobre un estilo e incluso un idioma.

Neonymus es un proyecto en solitario en el que lo mismo te encuetras a Silberius armado con tecnologías modernas como un looper para poder crear, él sólo, paisajes hipnóticos de armonías vocales que con una flauta hecha de un hueso de buitre o percutiendo un viejo tronco centenario.

Cantando igual en castellano que entonando su épico “Funeral visigodo” pero muchas otras veces en una lengua inexistente o mejor dicho imaginada, que no es lo mismo, que parece más bien llamar a ser escuchada como un mensaje más que como un discurso.

Para mi Silberius en Neonymus traza un camino muy valiente y más personal imposible. Hila un delicado cordón que, cosido con fuerza a la tecnología actual, es capaz de coser atravesando con buen gusto la Edad Moderna, clavándose con fuerza en la Edad Media y cuyas raíces se pierden en lo más tribal, arcano y profundo del tiempo. El de este autor es un viaje hacia fuera del autor y hacia dentro del oyente.

Todo en el ambiente de este disco conduce al viaje, pues incluso está principalmente grabado entre el Monasterio de Santo Domingo de Silos y en una cueva neandertal. Música que parece inspirada o revelada además de compuesta.

Silberius tiene más proyectos como El viaje de Noe o sus conciertos didácticos por colegios de toda la geografía pero cuando hable de estos será en el futuro porque consiga que Silberius, ojalá que en persona, me hable de ellos en detalle.

Recientemente su música ha formado parte de la banda sonora de la miniserie Conquistadores Adventum, de Movistar. Un acierto total, porque su mezcla de folk, música ambiental, raíces antiguas y armonías encaja de maravilla en la atmósfera de esta serie que narra los primeros años de la conquista de América.

Para mí, como ya le he dicho en alguna ocasión a él, Silberius es un mago o más un chamán atemporal. Vive en un universo de tradición, magia, música y lugares y tiempos imaginados, pero si uno se deja llevar se ve transportado con dulzura y sabiduría en un viaje que no le será ajeno.

Silberius Dolmen

El de Silberius es un universo complejo para ir descubriendo poco a poco y del que seguro sólo puede uno llegar a acariciar la superficie. Personalmente tengo unas ganas enormes de verle en directo y quizá con suerte poder charlar tranquilos ante el fuego o bajo el cielo abierto de lo mucho que este urbanita y aquel habitante de Burgos tienen en común en unos universos que espero se lleguen a cruzar algún día.

Relájate ahora, lector, hazte el regalo de la paz y un tiempo de disfrute y deja sonar esta música.

Ø Disco en Amazon

Todas las fotografías están extraídas de la web de Neonymus con permiso de Silberius.