Instrumentos, micros, chips y magos del sonido

Música

Entre mi pasión por la música, lo que me queda de técnico de sonido y mi faceta tecnológica me encanta descubrir instrumentos diferentes, propuestas originales para producir o mezclar sonido con tecnologías que actualicen la música con nuevas posibilidades. Por eso quiero comentar algunas propuestas y músicos que me llaman la atención en este sentido de la innovación. Son sólo algunos, habrá más en otros artículos.

Diego Stocco

Diego Stocco es un compositor, intérprete y diseñador de sonido de origen italiano que para mí hace auténtica magia creando sonido. La obra de Diego se extiende por varios campos. Él no sólo ha creado música para Assansin’s Creed o Chernobyl Diaries, sino que ha colaborado con otros genios de la talla de Hans Zimmer en bandas sonoras como la de Sherlock Holmes con su extraño instrumento “Experibrass” de creación propia.

Como músico, Stocco tiene algo muy intersante y es que su trabajo como instrumentista se mezlca con su genio como técnico y diseñador de sonido. Esto le ha llevado a crear videos con propuestas músicales que se mueven entre el experimento sonoro y la composición musical. Esto puede verse y escucharse por ejemplo en su “Music from a tree” que pongo en video para que lo disfrutes.

Recomiendo después un paseo por su canal de Youtube porque tiene toda una serie de videos similares creando piezas de arte musical con una cafetera, una plancha, un bonsai o uniendo una hoja con un tocadiscos.

Pero el hombre no se conforma, porque si no encuentra elemento que produzca un sonido determinado no hay problema en crear un instrumento o despiezar varios para reconvertirlos mezclados con otros objetos.  Así es como nos regala videos con temas como el creado con piezas de un piano desmantelado, un bajo eléctrico y algunas cosas más. O su interpretación con toda una serie de instrumentos creados por él, grabados juntos a modo de orquesta.

Yaybahar de Görkem Şen

El Yaybahar , creado por Görkem Şen, es un instrumento curioso. Mezcla cuerda, percusión de mebranas y una resonancia alucinante. No es nada sencillo, tiene una estrucura complicada pero tiene algo muy curioso. Siendo completamente acústico, produce algunos sonidos que pueden llegar a parecer, de no ver el instrumento, propios de un sintetizador.

Merece la pena ver una muestra de las posibilidades del invento.

Y es verdad que más allá de lo exótico del instrumento,  se podría pensar que su aplicación a piezas musicales puede ser limitada o que podemos tener tendencia a relacionarlo sólo con música con un corte étnico. Pero no hay confundirse, esto es madera y cuerda pero nos movemos en el campo de la experimentación así que ¿qué podría pasar si se mezcla con música electrónica?. Pues podríamos dar con cosas tan interesantes como esta:

Hang Drum y circuitos

Supongo que no le descubro a mucha gente lo que es un Hang Drum o Handpan y muchos de hecho lo habrán visto tocar en la calle. Se trata de un instrumento de percusión de invención Suiza y de vida muy joven. Parece que los primeros modelos son del año 2000. Se toca directamente percutiendo con las manos y tiene un sonido muy característico.

Pero el instrumento tiene un problema. Parece que según dicen el fabricante original ya no los hace y para conseguir uno hay que manejar no sólo precios desorbitados sino plazos de espera de meses. Por eso este año, con la apertura de Kickstarter en España, la gente de Oval Sound se lanzó de cabeza a financiar en esta plataforma su proyecto. Se trata de una versión electrónica que es en realidad un controlador midi y todo el software añadido.

Presenta todo un mundo de posibilidades al mezclar la originalidad que el instrumento ya tenía, con las posibilidades que le añade la tecnología digital.

Auriculares en blanco y negro

Música para oir programando o haciendo otras cosas con cascos

Música

Se empieza a convertir en tradición lo de escribir un post semanal con algo de música, así que hoy que es viernes parece un buen día para ello. La semana pasada comenté algunas recomendaciones que me gustan dentro de lo que es más o menos el mundo del jazz.

Y hoy me apetece acercar un poco más de la música que me gusta oír programando o escribiendo. Normalmente busco cosas con poca o ninguna letra que tengan un ritmo y una cadencia que me hagan más fácil entrar en la zona. Es así como descubrí también que me gustan algunas música que podrían estar más o menos cerca de la música electrónica y ambiental. Pero ojo que no hablo ni de cualquier música electrónica machacona ni de música ambiental de ascensor.

Si te toca trabajar habitualmente durante horas delante de la pantalla ya sea programando, escribiendo o diseñando, te recomiendo dar una oportunidad un par de días a ponerte unos cascos  y repasar alguno de estos artistas.

Tycho

El primer músico que quiero acercar es Tycho, un músico y productor californiano que hace música ambiental pero con un alto contenido de instrumentos analógicos como bajos, guitarras o baterías mezclados con sonidos digitales y de sintetizador. Muy interesante la propuesta en directo de este músico. Dejo aquí el vídeo de una actuación que son casi 25 minutos muy adecuados para hacer una primera escucha.

Bonobo

Otro músico que me interesa mucho, en este caso inglés, es Bonobo. Es otra de las propuestas que me gustaría recomendar a todo el que piense que no le gusta la música electrónica y ambiental en absoluto o a quien tenga una idea preconcebida de lo que es. Su música se basa en mucho trabajo de bases en estudio y lineas duras de bajo pero de nuevo, es todo un espectáculo escuchar también su propuesta en directo acompañado de toda una banda.

Burial

Metidos un poco más en faena y quizá más cerca de la electrónica, de nuevo desde Reino Unido, recomendaría a Burial. Es cierto que para quien no esté acostumbrado al ambient o al bustep (si, demasiadas etiquetas) le puede costar un poco más, pero yo recomendaría dar una escucha con cascos al disco Untrue, que es por cierto el que dejo aquí abajo en video para poder darle ese primer repaso.

Perl and Porto

Por último un duo de Nueva York, Perl and Porto, que para mí apuntaba unas maneras increíbles pero sólo llegaron a grabar un disco juntos: Third Culture. Una electrónica muy cuidada y bastante elegante. El disco entero se puede escuchar en su página de Sound Cloud, pero dejo por aquí una muestra.

Imagen destacada: Dominio público obra de Pascal

No tengo ni idea de Jazz

Música

Cuando digo que no tengo ni idea de Jazz es verdad. Ni puñetera idea. Seguramente no sabría decirte sin pensar más de cinco o seis músicos y si te los digo seguro que los grandes amantes del género se me tirarían al cuello. La verdad es que esto último me importa bastante poco.

Desde hace unos años he descubierto que algunos géneros y artistas dentro del jazz se están convirtiendo en algunos de mis favoritos. Pero no voy a ir ahora de cultureta, no sé nada de estándares de Jazz, ni de los grandes músicos pioneros del género y te digo sin complejos que el Jazz más purista, a día de hoy al menos, me aburre porque no lo entiendo.

Empecé a escuchar Jazz cuando estaba estudiando para aprender a programar. Las noches en vela se hacen largas y buscaba música para concentrarme y resolver problemas que no entendía. El rock más cañero o el indie no me iban muy bien para esa tarea. Y una noche buscando cosas me acordé de algo que un día me habían recomendado: Avishai Cohen. Le debo a este hombre algunas de mis mejores lineas de código y horas de concentración.

Avishai Cohen, contrabajista de origen israelí nacido en el Kibbutz Kabri se mueve dentro de lo que llaman etno jazz, el jazz latino, jazz fusión o jazz contemporáneo. Demasiadas etiquetas para mi, pero lo que le da un toque especial es su mezcla del jazz más neoyorquino con una musica de raíces profundas herencia de mediterráneos. Tanto en discos en solitario como en formación de trio presenta esa faceta de fusión con temas a veces instrumentales y a veces cantados. Ojo a discos como Aurora.

Pero no hay que perder de vista su trabajo en formación de trio con Avisahi Cohen Trio, compartido con su compatriota Shai Maestro. No deja de alucinarme como un piano, una batería y un contrabajo pueden llenar así el espectro.

Y así repasando, creo que lo que me cautiva es precisamente esa capacidad de mezclar algo tan complejo como el jazz con las raíces de músicas tradicionales que acumulan siglos de evolución. Lo digo porque otro de mis músicos favoritos a día de hoy es mi admirado Ibrahim Maalouf.

Maalouf, de origen franco-libanés, es entre muchas cosas trompetista y compositor. Digno heredero de una familia de músicos y escritores.
Para mí la musica de Maalouf va mucho más allá del jazz. Se le encuentra en piezas de pura trompeta o autenticas complejidades como su particular manera de interpretar el cuento de Alicia en el país de las maravillas en su disco “Au pays d’Alice…”. Para muestra un botón. Mucha atención a la calidad en esta grabación del disco interpretado en este caso en directo donde Ibrahim Maalouf no sólo es el autor de la obra y trompetista sino que dirige la orquesta.

Si te pasa como a mí que no tienes ni idea de jazz pero te encanta, te recomiendo dedicar un rato a este par de artistas y tirar del hilo de los relacionados que te puedas encontrar. Y si no te gusta el jazz también, porque eso me pasaba a mí antes y ahora no paso un día sin escucharlo al menos un rato.

Foto: Creative Commons https://m.flickr.com/#/photos/eschipul/

Auriculares antiguos

Arte, fusión y música: Beirut Jam Sessions

Música

Quiero enseñarte una web sobre música con la que me topé hace unos días, para mi una cajita llena de auténticas joyas musicales. Se trata de Beirut Jam Sessions.

El planteamiento es en esencia sencillo. Es un proyecto musical a caballo entre Beirut y Paris. Mezclan artistas internacionales con grupos de Beirut y trabajan con ambos. Pero hay algo que es lo que originalmente me llamó la atención, y son sus videos de Jam Sessions. Cogen a esos artistas y los ponen a tocar en formato muy básico y en escenarios que son rincones insospechados por toda la ciudad.

Y el resultado es alucinante. Tanto por el clima que se genera y se respira en las versiones, como por el vídeo. Pequeñas obras de arte de unos pocos minutos para disfrutar. Fusión, cultura en formato musical y visual.

Para muestra de calidad y variedad dejo un par de botones. El primero una versión con solo trompeta y guitarra de un tema del propio Ibrahim Maalouf, un artista libanés afincado en Francia que me tiene alucinado hace meses. El segundo un blues con The Wanton Bishops, un grupo de rock libanés con un sonido que si uno cierra los ojos podría estar grabado junto al Mississippi pero se grabó en medio de un edificio abandonado en la capital de El Líbano.

Ibrahim Maalouf: True Sorry.

The Wanton Bishops: Bad Rhyme.

Foto: Creative Commons por Ted Swedenburg