Alphonse Mucha: la magia que no era evidente

Arte

Llegué pronto al centro de Madrid. Serían las nueve de la mañana. Siempre es curioso como todo un barrio orientado a las compras y el turismo aún duerme a una hora tan normal. La calle Arenal casi vacía, sólo con unas pocas personas descargando o reponiendo género en algún bar.

Yo llegué pronto para todo un día de actividades por Madrid, pero tenía claro cual era mi primera cita: Disfrutar de Alphonse Mucha en el Palacio de Gaviria. Mientras llegaban las diez había tiempo de tomar un café y disfrutar unos minutos de una baraja jugando entre las manos.

En la puerta del Palacio estaba a eso de las diez y cuarto. Sin colas para entrar, un panorama muy distinto al que me encontré al salir, y con un chico muy amable que previo pago de la entrada me explicó el funcionamiento de la audioguía. Audioguía muy recomendable que da muchas pistas sobre la obra, historia e inspiración de Mucha.

La muestra me sorprendió porque estaba mucho de lo que esperaba encontrar pero también mucho que no esperaba. Y no lo esperaba porque ni lo conocía ni podía imaginarlo.

Cartel de Gismonda de Alphonse Mucha para Sarah Bernhardt

En la exposición podemos empezar con los orígenes de Mucha y aquél famoso cartel de Gismonda que volvió loca a Sarah Bernhardt. Ese cartel marcaría y lanzaría la carrera de Mucha. Y allí podemos ver muchos otros trabajos que el Maestro hizo para la actriz. Imágenes esperadas que son icónicas.

Hamlet, La dama de las camelias, Medee y más.

También, por supuesto muchas de esas bellas mujeres de Mucha en las que yo no veo sólo belleza física. Para mí son de una belleza desafiante. No son pura contemplación sino que miran a los ojos al espectador y le retan. No necesitan esconder su rostro ni su cuerpo pero no son ni mucho menos objeto. Muestran lo más secreto de lo bello. Son el corazón de la naturaleza sin tapujos ni falsedades.

Para Mucha, el cuerpo humano es parte, según lo veo yo, de la misma fuerza que las flores, aguas o aves que también llenan toda su obra.

Así me parece que se refleja también esta cita que encontré en la exposición.

Mucha es Magia natural materializada.

El maravilloso poema del cuerpo humano […] y la música de los trazos y los colores que brotan de las flores, hojas y frutos son los maestros más evidentes de nuestros ojos y nuestro gusto.

Alphonse Mucha - La danza

Estudio de una obra de cuatro piezas sobre cuatro artes.
En este caso, la danza.

Pero no sólo eso.

Mucha llena todo de símbolos y aunque lo había notado, no era consciente de hasta qué punto y ahora entiendo un poco mejor, si es que eso importa, el porqué.

Conocía al Mucha cartelista pero no sabía por ejemplo de su obsesión por llevar el arte a la calle. Por hacer que lo bello esté al alcance del pueblo. Mucha consiguió llenar de arte con su obra las calles de París.

Prefiero ser alguien que cree imágenes para la gente, en lugar de un creador de arte por amor al arte.

Mucha puso belleza y arte en el mundo a través de lo que era originalmente utilitario.

Pero hay otros Alphonse Mucha que yo no conocía. Hay pocos artistas que consigan capturar mi obsesión y Mucha es uno de ellos.

La primera vez que pude ver una obra suya en directo fue en Praga. Una vidriera impresionante en la Catedral de San Vito. Me hechizó. No podía apartar la mirada buscando colores, detalles, miradas, símbolos, perspectiva. Y hay algo que me pregunté al verlo: cuantos autores de cómic habrán bebido el agua de la fuente de Mucha.

En el Palacio de Gaviria me encontré con los cartones preparatorios de esa vidriera.

Carteles Catedral de San Vito

Y me encontré con otras partes que, al menos para mí, no eran tan evidentes del alma de Mucha.

Encontré al Mucha preocupado por un pueblo, el suyo, que le duele y ese dolor que le lleva a crear la Epopeya Eslava durante diecisiete años de su vida. Una obra de un Mucha ya mayor donde aparecen imágenes muy diferentes. Sin esa mujeres que siempre le han marcado y con simbolismos e intenciones muy diferentes.

Encontré al Mucha que recurre a los símbolos de forma quizá más evidente como en la Rueda del Horóscopo que crea para un calendario de la época. De la que, por cierto, junto con el catálogo de la exposición no puede evitar comprar una pequeña réplica en postal para poner en mi biblioteca mágica.

Y también al Mucha que domina otras técnicas y refleja motivos que nunca habría imaginado como en La entrega de las llaves de Granada.

O al Alphonse Mucha como un importante masón que crea además para las logias diplomas, medallas, joyas …
Diploma masón creado por Alphonse MuchaY una vez que se descubre todo esto. Su pasión por los símbolos, su mística, su pasión por lo oculto y el misticismo se percibe de otra manera la aparente contradicción entre obras espirituales tan coloridas como las de la catedral y otras oscuras e inquietantes como su representación en cinco piezas del Padre Nuestro.

Y no nos dejes caer en la tención

Y no nos dejes caer en la tentación

Danos hoy nuestro pan de cada día

Danos hoy nuestro pan de cada día

En la exposición hay muchas otras cosa como autoretratos, fotográfías, libros, piezas de joyería, envases de jabones y más. Pero este es mi Mucha, el que no se me había mostrado evidente.

Con Mucha me pasa como con el Jazz y otras cosas que consiguen entrarme un poco en el alma, que no soy ningún experto en la materia pero podría hablar durante horas sobre símbolos, matices, sentimientos y puertas a la imaginación.

Alphonse Mucha es Art-Nouveau, por supuesto, pero en mi imaginario, Mucha es también Renacimiento actualizado. Yo veo en su obra un hilo directo a otro tiempo a otras visiones. Parece ser heredero directo de una forma de entender el mundo, la belleza, la naturaleza y el alma que parten de siglos atrás. Mucha consigue sentirlo y volver a hacerlo visible y posible en el momento que le tocó vivir. Y eso es algo que me encanta.

Rendirse a la profundidad

Reflexiones

Desde hace años me fascina la profundidad. Concretamente admiro a la gente que ha encontrado algo en lo que profundizar y entregarse durante años.

Este año he encontrado a varias personas de esas que admiro. Personas que en algún momento de su vida encontraron una auténtica pasión o vocación y la han llevado a un nivel de conocimiento y profundidad que da vértigo. Gente que se atrevió a hacer algo diferente y seguir su camino a pesar y a través del mundo.

No hablo de una afición superficial o de simplemente saber de un tema. ¿Sabes esa gente que es capaz de hablarte de algo o hacerte vivir una experiencia que hace que un tema se vuelva apasionante y te haga conectar con algo más? Yo este año he tenido el placer de tropezarme, unque no todas en persona, con varias personas así. Alguna de ellas probablemente sepa que la estoy incluyendo en esto.

Gente que tiene una visión y eso le guía día tras día por un camino. Más allá de su tiempo, en algunos casos más allá de su vida laboral, a seguir la senda que se han marcado hasta un punto que me deslumbra.

Este año me he cruzado de una u otra manera con un músico, una historiadora y contadora de historias apasionada, algunos magos a los que considero hermanos de viaje, un paleontólogo … Algunos lo saben y otros no, pero todos me han dado pistas de como vivir una pasión desde las entrañas que me han inspirado.

Es algo que siempre he ansiado, que he perseguido sin darme cuenta y que a la vez he estado esquivando por pánico toda mi vida. Creo, como ya he dicho alguna vez, que lo más dificl de tomar decisiones es la renuncia más que la aceptación. Y la renuncia a las opciones, el vacío, cerrar los ojos y seguir caminando por donde no hay camino es lo que creo que me ha bloqueado tantas veces. Da miedo dejarse llevar por el torrente.

A mí este año me ha dado fuerte con la magia, es verdad. Ha sido una especie de revelación y a raíz de algunos planteamientos interesantes que han surgido relacionados con ella, creo que he llegado a un punto de no retorno. Los acontecimientos y las casualidades se acumulan y se aceleran para dejarme claro que por donde va la cosa.

Me lleve a donde me lleve me hará bien. Tendré que superar muchas de mis inseguridades y el miedo a tomar un camino que tiene rumbo pero infinitas sendas posibles. Habrá que rendirse a la aceptación de unos planteamientos muy claros pero unos procesos y aprendizajes que, por mucho que me empeñe, no puedo acelerar.

He emprendido este camino con treinta y cinco, una edad mucho mayor a la de la mayoría que empieza de niño y tiene muchos años de juego y experimentación y eso tengo que aprender también, de una vez por todas, a dejarlo de lado. Tengo tan claro a dónde quiero ir, lo siento tan vivo, que va a costar no darme cabezazos.

Creo que me escribo esto a mí mismo como una ceremonia, como un rito. Me lanzo de cabeza y quiero tener un escrito que me recuerde de vez en cuando porqué voy a renunciar a dedicar mucho tiempo a otras cosas, porqué voy a poner tanto foco en esto y cual es la senda personal que he decidido seguir. Cuando me entre el agobio o la frustración, porque me conozoco, mantener la llama viva.

Me van a hacer falta muchas años para haber siquiera emepezado a caminar, pero sé por donde quiero ir y este es mi contrato personal con mi yo del futuro.

El sueño inacabado que lo cambió todo: Dune de Jodorowsky

Reflections

EN 1975 Alejandro Jodorowsky, que ya había rodado El Topo y La montaña sagrada, se lanzó a la locura de crear una película con la que quería abrir las mentes de toda una generación. La obra elegida fue una adaptación de Dune, la novela de Frank Herbert. Pero según sus propias palabras, no quería crear una película sino “Un profeta”.

Un proyecto muy ambicioso pero que sin llegar a ser culminado logró reunir a figuras como Dalí, Orson Wells, el dibujante Moebius o el increíble H.R. Giger bajo el paraguas del gran sueño de Jodorowsky.

Cada escena de la película, cada diseño, cada idea fue dibujada a conciencia, pensada, diseñada y planificada. Sin haber sido terminado es probablemente uno de los más grandes proyectos de la historia del cine. Un proyecto que sin llegar a rodarse lo cambió todo.

Muchos de los que colaboraron en el proyecto terminaron siendo grandes creadores para otras películas o formas de arte como Moebius o Giger ( diseñador posteriormente de Alien). Lo que ellos crearon generó influencias que pueden verse en muchas obras posteriores de ciencia ficción. No sabemos si finalmente hubiese llegado a ser posible culminar un rodaje que requería efectos más complicados que Star Wars varios años antes, pero si sabemos que incluso inacabada, el Dune de Jodorwsky sentó las bases de mucho arte y abrió las mentes, al menos, de mucha gente implicada en el proyecto.

El documental Jodorowsky’s Dune, muy recomendable, cuenta siguiendo el testimonio de quienes lo vivieron la historia de este gran proyecto que no sólo pudo ser sino que de muchas formas … es y ha sido.

El noble arte de hacer fotos de cosas con el móvil

Reflections

Llegaron los móviles, llegaron las cámaras integradas cada vez más potentes. Con ellas también la edición de fotos y los efectos directamente en el teminal. Apareció Instagram y empezó la fiesta. A mucha gente le dió por hacer fotos artísicas de todo, subirlas a la red, compartir y … llegaron como siempre “los haters”.Super personas

Por partes. Cada vez que algo se pone de moda, al principio es lo más, a todo el mundo le flipa y se buscan mil excusas para poder hacerlo. Pero luego resulta que la moda pasa y curiosamente lo que está de moda es decir que eso ya no mola, que es cutre, que la gente se flipa… En fin, modas.

Yo digo: que les den. Soy un poco excéptico a veces con el arte moderno, lo reconozco, pero no por quitarle valor sino porque en ocasiones, por complejidad, se me escapa y dudo si me toman el pelo. Pero ojo porque la RAE dice que arte es en una de sus acepciones:

Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

Así que si esas fotos expresan algo de tu visión personal de tu mundo , ¿qué importa lo que digan?, ¿qué más dan los memes?. Estoy cansado de leer frases en redes tipo:

Instagram y los efectos hacen que la gente se crea fotógrafo.

Ok, ¿qué problema hay?. Fotógrafo no es sólo alguien que tiene la fotografía por oficio, sino quien hace fotografías. Y sinceramente yo no creo que por hacer fotos chulas con el movil nadie se crea profesional de la fotografía.

Cielo azul, nubes blancasLa fotografía en el movil ha abierto no sólo la posibilidad de llevar siempre una cámara encima por comodidad. Abre la puerta a nuevas formas de arte, de producirlo, de consumiro y compartirlo. Capturar un objeto o un momento al vuelo e incluso tomarse en medio de la calle el tiempo de colocar o encuadrar objetos también es fotografía. Y si se hace con atención, cuenta un poco de nuestra visión del mundo. Asi que sí, es un arte.

Home made rocket

A mucha gente, entiendida del tema o no, le cuesta asumir que con muchas de las tecnologías de reciente aparición y gracias a la omnipresencia de internet, estamos en uno de los mejores momentos para la creción artística. Principalmente porque se ha democratizado. Ahora cualquier persona con acceso a la red puede no sólo crear sino publicar su obra. No importa si esta no termina en el MoMA, en el TATE o el Reina Sofía. Insisto, sigue siendo arte. Arte por cierto que si además se libera, abre la puerta a la creación de más arte.

Necesitamos menos haters al servicio de las modas y muchos más creadores.