Cuando tengo épocas de estas en las que me pongo a publicar más y me toca pensar en muchos temas hay un duda que me suele surgir con muchos de ellos. ¿Por qué voy a escribir sobre eso si ya he visto otro artículo sobre ese tema que lo explica bien? ¿Por qué tratar eso que ya hay un libro que cuenta muy en profundidad?

Me debato entre la idea de que no hay que reinventar la rueda y la de que a veces es importante volver a contar lo mismo. ¿Por qué?

Hay muchos escritores, guionistas o letristas de canciones que dicen que en realidad todas las historias se han contado ya. Mi opinión sobre esto es que no importa. Para mí no es relevante que ya se haya contado, es relevante la vez que me lo están contando.

Yo he escuchado o leído las mismas lecciones, conclusiones, consejos varías veces pero sólo una de ellas me ha marcado. Quizá sea que las otras veces no era el momento o quizá tenga más que ver con la voz y oídos de cada uno. ¿No te pasa a veces que entiendes mejor las cosas cuando te las explica una persona que otra incluso si ambas son maravillosos docentes? Para mí va más por ahí.

Tus similes serán distintos, tus metáforas ajustadas a otro contexto, tu ritmo puede aportar mucho y un simple matiz puede hacer que cambie la forma de todo el mensaje.

Hay que seguir contando todo lo que nos parece importante porque puede ser que lo que tú escribas y cómo tú lo hagas sea justo lo que otra persona necesitaba leer.