Hace mucho tiempo que conocía la existencia del programa Search Inside Yourself, que sabía que nació en Google y que tenía una ligera idea de cual era su orientación. Sin embargo reconozco que, como meditador que viene de una visión budista en la que el mindfulness es sólo una parte de algo mucho más amplio, me resistía inconscientemente a algunos libros que lo tratan como algo suelto.

Search Inside Yourself es una fundación que nació de un programa de formación interna de Google, orientado a enseñar y aplicar técnicas de mindfulness a sus empleados. La idea surgió de Chade-Meng Tan, un ingeniero que llevaba muchos años en la compañía y que tuvo la idea de abrir las técnicas de meditación que conocía para sus compañeros y ayudarles así a trabajar mejor, estar mejor y vivir mejor … y así llevar a cabo su propósito de conseguir la paz mundial. Aliado con otros compañeros, profesores colaboradores de meditación o eminencias como Daniel Goleman, consiguió en el 20% de su tiempo que Google proporcionaba para trabajar en los proyecto que quisiera, llevar a cabo un programa claro, estructurado y revolucionario. No quiero destripar todo el proceso que se cuenta en el libro, así que sólo comentaré que ha tenido tanto éxito que a día de hoy es una fundación y un programa que se enseña por todo el mundo fuera de Google.

En el libro se exponen las razones que sostienen cada uno de los puntos del programa, cómo funcionan y se presentan ejercicios sencillos y concretos para trabajar los diferentes aspectos.

En el pasado se me hacía extraño entender el mindfulness como algo sacado del contexto budista pero reconozco que cada vez más, pienso que es una herramienta que puede ayudar a mucha gente aunque no quieran seguir, por así decirlo, la receta completa. La ciencia hace ya bastante que está certificando los beneficios de una practica de la atención de cara a mejorar la felicidad, la auto-regulación, la resilencia o la empatía.

Yo lo tengo claro porque lo he vivido en carne propia, pero este libro me ha sorprendido por lo bien que hace la conexión entre meditación, ciencia, inteligencia emocional y aplicación práctica en el día a día.

Entiendo el planteamiento en el que se ve esto como una comercialización de la meditación pero no estoy del todo de acuerdo. Pienso que si es algo que podemos ayudar a poner a disposición de la gente para que estén mejor, tal como comenta el autor, bienvenido sea. Al final, hacer a las personas más conscientes y felices es una manera de cambiar el mundo.

Cuando uno habla de budismo, creo que mucha gente te imagina en un templo encerrado con la cabeza rapada y cero contacto con la realidad, pero esto está muy lejos de ser así. Considero que parte del trabajo del budismo en el siglo XXI es hacer ver que no es necesariamente algo religioso. Yo soy un padre de familia normal, un tipo de mi tiempo, con tatuajes, que escucha guitarreos, jazz y música electrónica, que trabaja en un entorno tecnológico complejo … y creo que somos muchos más así de lo que la gente podría pensar. Pienso que, en la época que estamos, toca hacer el trabajo de hacer entender que hablamos de algo del día a día, que puede ayudar a mucha gente, alejado de dogmas y cargado de herramientas para mejorar el ánimo, la salud y auto-conocimiento.

Me gusta mucho el planteamiento de este libro y el camino que han emprendido ingenieros como Bill Duane, que a través del propio programa de Search Inside Yourself y otras iniciativas está llevando este trabajo a las empresas en la intersección entre el trabajo exigente pero sostenible, el rendimiento y el bienestar personal. Lo encuentro una aproximación que puede traer cambios fantásticos. De hecho a mí me alucinaría poder hacer algo así en mi entorno laboral, lo reconozco.

Creo que trabajos como el de Search Inside Yourself no son el único nuevo camino válido para trabajar la meditación, pero es que no creo que haya sólo uno. Creo que es muy positivo y es uno sólo de los millones de medios hábiles que podemos aplicar.