El Scrum Master debe ejercer un liderazgo de servidumbre para su equipo, pero cuidado con malinterpretar lo que es servir a un equipo.

Nuestra labor es conseguir un equipo de personas que cada vez son más capaces de resolver sus problemas, no la de resolvérselos todos y crear un grupo que depende de nosotros para todo.

La cuestión es que, sobre todo en fases tempranas del equipo, quizá su perspectiva no les permite identificar muchas de las mejoras que necesitan. A los equipos al inicio los árboles no les dejan ver el bosque ni al revés.

Yo creo que el buen líder se encarga de proveer el ambiente, las herramientas y condiciones para que el equipo crezca. La intervención directa, sobre todo con equipos con un mínimo de madurez, debería ser sólo cuando no haya más remedio o las consecuencias puedan ser graves.

Esto implica no sólo paciencia y coaching con el propio equipo sino también gestionar los nervios y dudas de otros miembros de la organización. Eso sí que es claramente un espacio que nosotros debemos ganar para el equipo.

Puede que a veces la solución sea una que no se atrevan a aplicar, por ejemplo, por miedo a la reacción de la empresa. El Scrum Master tendrá que valorar si es momento de actuar por ellos o allanar el camino para que puedan hacerlo solos.

Quizá no tiene claro como solucionar sus problemas de comunicación internos. Decide si debes decírselo y explicarles cómo resolverlo o es mejor dotarles de herramientas para saber lidiar ellos con eso tanto ahora como en el futuro.

Mi enfoque es el de ir incentivando que tengan que ir creciendo en responsabilidad a medida que tienen ya otras controladas. Pero esto debe ir siempre destinado a dar un paso más hacia su independencia. Nunca hacía su dependencia de ti.

Pensar siempre en el equipo del futuro. ¿Cómo puede llegar a ser? ¿Qué hace falta cambiar para que puedan llegar a serlo?

Tampoco es responsable limitarse a hacer preguntas y no hacer nada por ellos. Hay que ser capaz de entender el momento en que está cada equipo y cada individuo y, en función de esto, acompañarles en el proceso pero no hacerlo por ellos.

Lo que hay que tener en mente es que cada cosa que puedas ayudarles a resolver por sí mismos es un nuevo foco que tú podrás trabajar fuera del equipo para hacer su zona y su confianza aún más grandes.